.

.

viernes, 12 de mayo de 2017

Decreto contra toda emigración (extracto de "Imágenes de un Futuro Socialista" 1891)




Una publicación en twitter (proponiendo cierto experimento con gente atrapada y rodeada por tapias) me ha traído a colación este libro de Eugene Richter, publicado en 1891, 26 años antes de la Revolución Rusa, en el cual, el autor predice la construcción de un muro como el de Berlín, para impedir la salida (no la entrada). El libro fue un éxito inmediato, con traducciones en toda Europa. En España se publicó en 1896 bajo el título “A donde conduce el Socialismo: (diario de un obrero)” y en 1898 con diferente título: “Diario de un operario socialista ó el socialismo y sus resultados prácticos” (Imprenta La Hormiga de Oro). La obra, una novela, refleja un hipotético triunfo de una revolución socialista en la Alemania de fines del siglo XIX o inicios del XX, a través del diario de un trabajador de ideas socialistas que ve cómo sus condiciones de vida van transformándose poco a poco en una pesadilla. A pesar del dramatismo general de la obra, Richter introduce algunos toques de humor que hacen que la novela resulte de agradable lectura. Lo más destacable en Richter es su capacidad de anticipar las actuaciones del Socialismo/Comunismo mucho antes de la revolución soviética. La obra predice la prohibición de abandonar el país sin autorización. Es la lógica de todo Estatismo. Si el gobierno ha de garantizar "derechos"  a todos, debe imponer el "trabajo forzoso". Nadie puede trabajar para si mismo ni escapar del lugar adjudicado en el engranaje socialista.




Emigración
(Extracto de Imágenes de un Futuro Socialista* - 1891)


Entre tanto, se ha emitido un decreto contra toda emigración sin permiso de las autoridades. El socialismo se basa en el principio de que el trabajo es una obligación de todas las personas por igual, tal como en el antiguo régimen la obligación del servicio militar estaba reconocida universalmente. E igual que en el anterior régimen a los jóvenes que eran aptos para el servicio militar nunca se les permitía emigrar sin autorización, nuestro Gobierno por la misma razón puede no permitir la salida de nuestras fronteras de aquellas personas que se encuentren en edad de trabajar. Los viejos que ya no tienen que trabajar y los niños son libres de irse, pero el derecho de emigrar no puede concederse a gente robusta que tiene obligaciones para con el Estado por su educación y cultura, siempre que estén en edad de trabajar. Al principio del nuevo orden de cosas sólo algunos escasos propietarios de medios de producción y sus familias mostraron cierto deseo de cruzar las fronteras. Es verdad que en principio se había tenido en cuenta la fuerza de trabajo de esa gente como un sumando más del total, pero se vio en seguida que el trabajo que realizaban esas personas no se acomodaba a labores más duras que el recorte de cupones y la firma de recetas, lo que resultaba de tan escaso valor que se podía prescindir fácilmente de su participación. Por lo tanto esa gente tenía suficiente libertad para irse. Lo importante era tener cuidado de que no se llevaran con ellos dinero u objetos de valor más allá de la frontera. También la emigración de prácticamente todos los pintores, escultores y escritores era algo que podía tolerarse con la más perfecta ecuanimidad. El nuevo sistema de trabajo a gran escala y más o menos siempre con un mismo patrón, no era en absoluto del gusto de esos caballeros. Ponían objeciones a trabajar con otros por el bien general en los grandes talleres del Estado y estar sometidos a la supervisión de los funcionarios. ¡Dejemos irse a todos esos descontentos! No nos faltarán poetas que en su tiempo libre, cantarán con gusto las alabanzas del Socialismo. Se ha advertido a los artistas y escultores que en adelante no podrán poner sus obras de arte a los pies de insolentes ricos presuntuosos, sino que tendrán que dedicarlas a toda la nación. Y esto no gusta en absoluto a esos servidores de Memón. Sin embargo hay una contrariedad en relación con la emigración de todos los escultores y es que la erección propuesta de muchas estatuas a los héroes fallecidos de nuestra causa parece que se pospondrá indefinidamente. Ni siquiera se han terminado las estatuas de los memorables pioneros Stadthagen y Liebknecht. Por otro lado, al vaciar los salones de la burguesía se ha puesto a nuestra disposición un gran cantidad de esculturas para decorar nuestras salas de reunión y similares. Unas palabras para los escritores. Aquella gente que critica todo y cuyo trabajo consiste en extender el descontento entre la gente, puede, en realidad, eliminarse de un estado en el que el deseo de las masas es ley. Hace tiempo Liebknecht usó estas memorables palabras: “Aquél que no se someta a la voluntad de la mayoría, aquél que socave la disciplina debe ser eliminado”. Si esos caballeros olvidaran sus propias opiniones, sería mucho mejor. Si esto hubiera sido todo, no hubiera sido necesaria una prohibición de la emigración. Pero lo más extraño del asunto es que se ha observado que gente útil y gente que realmente ha aprendido algo, se va, cada vez en mayor número a Suiza, a Inglaterra, a América, países en los cuales el Socialismo no ha tenido éxito en establecerse. Arquitectos, ingenieros, químicos, doctores, profesores, directores de factorías y fábricas y todo tipo de trabajadores cualificados emigran en manadas. La causa principal de esto podría ser cierta exaltación del ánimo que resulta muy lamentable. Esa gente imagina que de alguna manera son mejores y no pueden soportar la idea de obtener la misma remuneración que un simple trabajador de a pie. En verdad dijo Bebel: “Sea lo que sea un hombre, es la Comunidad quien le ha hecho así”. Las ideas son el producto del espíritu de la época en la mente de los individuos. Por desgracia, el espíritu del viejo sistema sigue vagando por ahí, perdido en los laberintos del error. De aquí todas esas absurdas ideas acerca de la superioridad de un hombre sobre otro. Tan pronto como nuestra juventud haya recibido la formación adecuada en nuestras instituciones socialistas y se vean imbuidos por la noble ambición de dedicar todas sus energías al servicio de la Comunidad, seremos perfectamente capaces de arreglárnoslas sin todos esos snobs y aristócratas. Sin embargo, hasta entonces, es justo y necesario que permanezcan aquí con nosotros. Bajo estas circunstancias se ha encomendado al Gobierno desarrollar medidas estrictas para evitar la emigración. Con el fin de hacerlo de la forma más eficaz, se ha estimado la medida de enviar grandes contingentes de tropas a las fronteras y los puertos de mar. Las fronteras con Suiza han recibido una especial consideración por parte de las autoridades. Se ha anunciado que los destacamentos se verán incrementados con varios batallones de infantería y escuadrones de caballería. Las patrullas fronterizas tienen instrucciones estrictas de disparar sin previo aviso a todos los fugitivos.  Nuestro Canciller es un hombre enérgico y es de esperar que continuará mucho tiempo al frente de sus responsabilidades.




*Libro completo aquí

1 comentario:

Blogger dijo...

Are you looking for free Instagram Followers?
Did you know that you can get these ON AUTO-PILOT AND TOTALLY FOR FREE by using Like 4 Like?